Las Tres Z.Z.Z. - La bota de vino botas de madera

La historia de la bota se pierde en los tiempos más remotos. Encontramos testimonios escritos de su existencia ya en la antigua Grecia (Homero en la Odisea cuando su héroe Ulises emborracha al cíclope Polifemo dándole vino en odres), en la Biblia (Noé emborrachado por sus hijos), en el inmortal Quijote de Cervantes (cuando el viejo hidalgo destroza a mandobles y estocadas los pellejos del ventero) y a lo largo de todo el Siglo de Oro de l dxeddxdf. salida de botas de maderaa literatura española las referencias se multiplican.

Ligera, flexible, resistente, respetuosa con el medio ambiente, de fácil trasiego, impermeable, práctica, higiénica, atractiva, de simple pero perfecto diseño, la bota de vino es, a la vez, legado de nuestro pasado y un producto libre de los imperativos de la moda que encandila a quien sabe disfrutar de los placeres básicos de la vida.


Preparación de las materias primas

Las materias primas con las que elaboramos nuestros productos son:

  • La piel
  • Los curtidos
  • Los impermeables (la pez)
  • Los hilos y trenzas
  • Los brocales y boquillas

La piel

Elegir la piel
La piel que más se utiliza para hacer botas de vino es la de cabra. La resistencia de este pellejo es superior a todas las demás. Además aporta una flexibilidad que es indispensable para el uso que se le va a dar, así como para poder realizar las tareas de preparación y confección del artesano.


Extracción de la piel
Extracción Cerrada
Esta técnica se utiliza para la fabricación del odre o pellejo. Esta manera de extraer la piel se inicia con la muerte del animal, que tiene que realizarse de una manera tal que su pellejo quede lo más entero posible, sin cortes de cuchillo.

El desollado de la cabra se debe realizar a mano, sin la ayuda de ninguna herramienta excepto en contadas ocasiones. El animal queda colgado boca abajo de una de sus patas traseras. La piel se va extrayendo desde la pata de la que cuelga hacia la cabeza, dejando la piel que cubre las patas entera, a excepción de la extremidad de la que cuelga.

Extracción Abierta
En esta forma de extracción se abre la piel desde arriba hacia abajo y hacia las patas para que quede el pellejo abierto y estirado. En esta técnica también se realiza el desollado a mano para dañar la piel lo menos posible. Este tipo de extracción es la más utilizada hoy día y se usa para la porterior confección de las botas.

Descarnado y limpieza
La carne y la grasa adheridas a la piel se eliminan raspando con cuchillas y dallas. La manera en que se realiza este raspado varía según la extracción haya sido abierta o cerrada.

Curtidos

El curtido vegetal se extrae de la corteza de los árboles. Ésta se muele hasta obtener un fino polvo. Los árboles más utilizados para esta misión son la encina, el pino o la mimosa. El objetivo principal del curtido es conseguir que la piel tratada no se pudra, a la vez que se le da cuerpo al cuero.

La parte interior de la piel se trata untándola con aceite de oliva para darle la flexibilidad y la protección que necesitará en el momento de confeccionarla y para su uso posterior. El curtido solamente es utilizado para las pieles que van ha ser destinadas a las botas cuyo impermeable interior será la pez.

La pez

Este producto resinoso se extrae principalmente del pino o del enebro. Tratada a altas temperaturas se prepara para convertirse en el impermeabilizante interior de las botas que van a ser destinadas a almacenar vino.

Los hilos y trenzas

En la actualidad los hilos más utilizados son fabricados con lino, así como las trenzas para el cosido son en su mayoría de algodón.

Los brocales y boquillas

Los brocales más utilizados en la bota tradicional están realizados con resina prensada, también llamada baquelita. Se utilizaron de madera de asta de toro y también se hacen de inyección de plástico.


botas de madera

timberland boots à la vente
timberland work boots
botas timberland para mulheres
Zeltplatz
billige timberland støvler

sábado, 2 de julio de 2011

CASCADA DEL RIO CARBO - RONCALES

La ruta comienza en la misma masía en la que estábamos alojados:Masía Roncales.Discurre a través de los márgenes del río Carbo en sentido ascendente y hasta la cascada del río.
El día estaba encapotado y justo minutos antes de salir cayeron unas gotas que pensábamos que iban a posponer la salida,pero al final pudimos salir.
La ruta se inicia yendo por la senda por la que se llega en coche a la masía.En la primera curva abandonamos la senda para tomar el desvío marcado del GR7.El camino está muy bien indicado y no tiene pérdida.
No tiene gran dificultad,sólo 10 minutos justo tras el puente de madera  en los que se sube zigzagueando y en los que la sombra desaparece y en época de calor se puede hacer dura ese tramo.

En la primera parte de la ruta se camina entre abundante vegetación,lo que ayuda a llevar mejor la caminata.El río siempre se escucha pero aún no se adivina y en algún momento que se ve,se aprecia que está al fondo del valle.Las rocas que encasillan dicho valle son de formas caprichosas y se alzan majestuosas.
Al poco de salir comenzó otra vez a llover ligeramente por lo que decidimos sacar los chubasqueros de la mochila para tenerlos más a mano.


 En la siguiente parte de la ruta se cruza y se descruza varias veces el río,con alguna roca traviesa que se movió cuando no tocaba y que apunto estuvo de hacer que nos bañásemos antes de tiempo.
Después el cauce queda bien encajonado entre paredes de roca.La señalización del GR sigue siendo excelente y nos encontramos con varias pozas para poder descansar y darse un bañito.....Otra vez será.
A continuación salimos a una zona más descubierta,se pasa al lado de un molino viejo y abandonado a la izquierda del camino y se cruza por un puente de madera en una alameda superagradable para descansar un poco y beber algo fresquito....
Y al salir de este puente viene lo peor de la ruta,lo peor en cuanto a dureza.Una subidita de unos 10 minutos,zigzagueando y pegando bien el sol y sin apenas sombra.La suerte que tuvimos es que una juguetona mariposa nos acompañó buena parte de la subida.Así da gusto...Desde lo alto se pueden ver diversas zonas de casas agrupadas,que seguramente tiempo atrás formaban todas juntas un pueblo,pero que ahora tiene pinta de estar abandonado.Curioso el tono rojizo que predomina en el terreno,llama la atención.
Desde aquí ya se puede ver a lo lejos la cascada.Este es el único punto en el que el sendero se puede perder en el caso de haber vegetación.Aunque en el caso de equivocarse tampoco tiene pérdida porque van a dar los dos senderos al mismo lugar final.
Nosotros fuimos por el escalón de abajo del valle.Una vez en el sendero vimos en el escalón superior pinturas del GR,por lo que no sabíamos si llegaríamos a buen término,pero vimos que sí.Llegado un punto,aparece un letrero que nos indica "Sólo vecinos".Parece ser la entrada al pueblo desde la zona de la cascada.
Si el camino que se toma es el de arriba,se llegará a unos letreros de madera,viejos ya,que nos marcan el GR y Sant Joan de Penyagolosa.No seguir en esa dirección y abandonar el Gr hacia abajo.
Se llega a una zona de recreo,con una poza increible y con gran profundidad y la cascada al fondo.
La tormenta que se acercaba empezó a descargar y no permitió hacer las fotos deseadas,a parte de tener que hacer una comida express,ya que la zona era un poco peligrosa en caso de aparato eléctrico.
En fin,una bonita ruta de unas 3h y media de recorrido total de ida y vuelta con sus respectivas paradas a hacer fotos y comer.Aunque llovió se agradeció ese tiempo para no pasar tanto calor.

Hasta otra vez que nos calcemos las botas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal


BOTAS PIEL

Hi ha 9 productes.

Informació

  • Entrega i Devolucions
  • Avís legal
  • Empresa

Les nostres botigues

Les nostres botigues

» Descobreixi les nostres botigues

Contacti'ns